jueves, 30 de enero de 2014

Primeras Reflexiones


Consideramos necesario destacar la motivación como principal característica que debe poseer un profesor para llevar a cabo de forma óptima el trabajo de docente. Esta motivación se moldea mediante un aprendizaje continuado, un crecimiento constante y una vocación, que consideramos necesaria para que este trabajo resulte gratificante.

Nuestro propósito como maestros de educación primaria es enseñar y aprender, es decir, a la vez que educamos a los niños, tanto en el ámbito del aula como socialmente (excursiones, patio de juego, etc.) también nosotros nos formamos a través de las experiencias que vivimos con ellos. 

Por otro lado, hay diversos aspectos del aula que podríamos mejorar con respecto a la educación tradicional, como por ejemplo, que los docentes no se limiten a la instrucción, sino que complementen dicha instrucción con la enseñanza de valores, normas de convivencia y tacto pedagógico. Asimismo, consideramos que el aula debe ser la continuación del contexto al que están habituados los educandos, es decir, que el aula no se ciña al lugar donde obligatoriamente tienes que asistir, sino que sea un lugar que despierte el interés, la creatividad y la imaginación.

Además, estimamos que los profesores deberían manejar diversos medios para la difusión de los conocimientos, tales como la pizarra digital, ordenadores, así como medios que permitan observar lo aprendido en clase; evitando así la tradicional memorización de los contenidos y el solo uso del libro de texto. De esta forma los niños verán que los conocimientos transmitidos por los docentes son útiles y prácticos para su vida cotidiana.


Como conclusión, creemos que esta asignatura nos puede aportar una serie de conocimientos muy útiles para desarrollar correctamente nuestros propósitos de mejora en el aula y convertirnos así en unos buenos maestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada